domingo, 29 de marzo de 2009

TENTE...

Hace algo mas de un año, a raiz de una conversación con unos amigos, recordé mi maravilloso TENTE. Viví una infancia pegado a unas piezas que me sirvieron para construir un sinfin de historias. Ideaba, pensaba, proyectaba, daba forma, y se ajustaba a mis juegos y deleites...
Por ello se me ocurrió preguntar al final de mi blog cuál de ambas opciones iluminó vuestra infancia.



TENTE fué la bestia negra del todopoderoso Lego. Esta pleiteó con la marca española (en Israel, curiosamente, donde las leyes de plagio parece ser que eran bastante severas) para perder el pleito, ya que TENTE presentaba una mejora en forma de agujerito que aumentaba enormemente las posibilidades de sus piezas.
Al cabo de los años la marca fué vendida a EXIN, que ha dejado la producción de este fascinante juego de construcción.
Por la red he hallado esta foto de uno de los innumerables modelos que tuve: el portaaviones...
Un sincero homenaje a aquellas tardes de juego...

2 comentarios:

Clares dijo...

Mi hijo tenía la habitación inundada. También tenía meccano, con el que hacía cosas como guillotinas para ratones, qué tío.
Lo último en piececitas y muñequitos fue con mi pequeño Marcelo, pero con los playmobil. A la vejez, viruelas. Hice de todo, guerras, abordajes, juicios, bodas, carreras y viajes. También construíamos castillos, pero no recuerdo de qué marca eran los juegos.

Mameluco dijo...

Todas las cosas guays se van a la mierda. El Tente, el Exin Castillo (esta es la marca, estimada Clares)...
Menos mal que los clicks estarán ahí forever and ever, generación tras generación, desde 1973 (si mal no recuerdo).

Yo también tuve le portaviones ese... El tente es mejor que el LEGO como un millón de veces.