viernes, 23 de enero de 2009

Burt Munro...


Hace una semana me quedé sin internet, y se me han acumulado los trabajos de tal manera que es la cuarta vez que empiezo este post y no lo acabo...

Hace unos dias, hablando de harleys y demás artefactos demoníacos, me vino a la memoria una maravillosa película: "Burt Munro: un sueño , una leyenda" de la que os dejo el enlace del trailer en Youtube, porque he sido tan analfabeto que me ha sido imposible incluir el video... Soy un desastre! La película, mas que interpretarla, parece que la vive un inigualable Anthony Hopkins...

La vida de este dios del viento es tal y como se ve en la película: un apasionado de la velocidad y de su Indian de 1920, que tras unos "retoques" pone a 300 km/h en el lago de sal de Bonneville a la "temprana edad de 68 años. Esta deidad del asfalto estuvo compitiendo en pruebas de velocidad hasta los 78 años, viajando entre su Nueva Zelanda natal y los Estados Unidos innumerables veces para establecer innumerables récords. Si bien ostenta el récord de la Indian más rápida, el espíritu de este titán conmueve por la sencillez de su forma de vivir: dejó un video titulado "Offerings to the God of Speed" del que se encuentran las tres partes en Youtube, también...
Disfrutad de ambas, anónimos lectores!

3 comentarios:

Mameluco dijo...

No sabía nada de esta peli, pero ya con el fliplante trailer american style estoy deseando verla. Como dicen en los Simpson, siempre es gracioso ver aun viejo montado en una moto.
Pero el título original me ha parecido genial (siempre o casi siempre la cagan con el título en español) The World's Fastest Indian.
El juego de palabras con los indios y la marca de motos bien merece un aplauso. Quien no sepa de que va la cosa se imagina a Gerónimo corriendo como alma que lleva el Diablo...
Su anónimo lector,
Mameluco.

Oshimatoti dijo...

Si es verdad que se le dió no demasiada publicidad en nuestro país, pero ya sabemos que eso sólo es síntoma que los que dirigen los cotarros son sólo unos cuantos encerrados en sus despachos...

Clares dijo...

Yo desde luego, dada mi consuetudinaria ignorancia sobre estos mundos, nunca habia oìdo hablar de esta peli. Me consuela que Mameluco, tan sabido de estas cuestiones, tampoco supiera nada.
Lo que se demuestra aquí es que los viejos no son unos discapacitados, lo cual también me consuela mucho. He visto muchos viejos en moto. Unos con grandes motos de ángeles del infierno, y otros que van a su huerta con su cajica de plástico detrás para recoger las berenjenas. Me parece que a los viejos les gustan mucho las motos.