martes, 16 de diciembre de 2008

Brindo por el espíritu navideño...

Hace un par de dias que empiezo a vislumbrar qué va a pasar estas fiestas: reuniones con los de siempre, reuniones con los que no son los de siempre, quedadas con gente que ni fu ni fa y las quedadas con la gente que me fu y me fa y todo lo que ellos quieran...
Hay gente a la que le tengo un aprecio muy especial y, que cada vez que les veo, intento que sepan que me son muy cercanos, que sus vidas me interesan y que lo daría todo por tenerles mas cerca de casa... La mayor de las veces me congratulo de lo mutuo del sentimiento, donde esté un buen amigo que se aparten dos familiares de esos rancios...jejeje.
Sin embargo hay tipos inmundos que no sabes cómo se lo montan que siempre se caen de pie y encuentran la excusa para aparecer en la vida de uno, viéndome obligado, simplemente, a ser cortés y saludar con el "Hola qué tal..." más hierático que me pueda calzar....
Pero se acerca la Navidad y un sentimiento ñoño emponzoña mi agrio carácter de enano gruñón para recordarme que hasta los ogros tienen madre y un corazoncito que sólo reclama un poco de atención...
¿Qué tal vuestra fauna navideña?
...

2 comentarios:

Clares dijo...

Hola, querido Oshimatoti. Cuánto tiempo sin decir ni mu... Se te echaba de menos. El espíritu navideño te trae de nuevo. Yo no soy muy navideña, en general no soy muy festera, pero tienes razón que algo se remueve, es la celebración de algo, de un niño que nace, el dios solar de siempre. Mi fauna navideña es bien sencilla, familia muy cercana, amigos muy queridos, y creo que nada más, excepto las sorpresas que la vida puede traer. Ya veremos. Lo que pienso hacer es leer, y también dormir. Son todos mis planes vacacionales. Un abrazo

Dave NeWaza dijo...

Rebienvenido, amigo.